Atalaya logo


Datos de Usuario

¿no recuerdas tu contraseña? Haz click aquí

 

¿eres nuevo?

date de alta aquí




Logo de la universidad de Huelva Universidad de Huelva

El sociologo Antonio Ariño en los 66 Cursos de Verano de la Universidad de Cádiz

14/07/2015

click para ampliar


“La educación (o la formación) consiste en un bien que se acumula individualmente y que produce por sí mismo diferencia y desigualdad”

 

¿Cuál es la razón de ser de los observatorios y de los barómetros? Para intentar responder a esta delicada pregunta, el catedrático de Sociología de la Universitat de Valencia, Antonio Ariño Villarroya, participó el lunes 13 de julio de 2015 en los Cursos de Verano de Cádiz dentro del seminario Al encuentro de la realidad social. El barómetro social de los/as universitarios/as andaluces. Actitudes y valores de los universitarios de Andalucía, coordinado por Jacinto M. Porro Gutiérrez, profesor de Sociología en la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la Universidad de Cádiz, quien fue el encargado de presentar a este investigador de la sociología de la cultura, las políticas del bienestar social y el Tercer Sector.

 

“No vamos a hablar en esta conferencia de toda clase de estudios sociológicos de carácter social, pues nos vamos a centrar en observatorios que se ocupan de la Universidad y de problemáticas centrales. En este sentido, el ejemplo por antonomasia es el OVE–Observatoire de la Vie Etudiante, en Francia, y L’observatoire des inegalités. Estos observatorios se centran en los asuntos que creo que más nos deben interesar como responsables académicos, como investigadores, como ciudadanos. El primer asunto es el de la desigualdad y diversidad, tomado en general. El segundo, el de la desigualdad y diversidad en la Universidad”.

 

Según este investigador, las creencias de la sociedad contemporánea que se tienen que poner en cuestión son tres: “una, la educación es el principal ascensor social de una sociedad avanzada, lo cual ahora no es cierto, es un mito, pues la educación está en el centro de un debate económico. Dos, a través de la educación se muestra el talento y el mérito de las personas. Y nos dicen que el individuo es el responsable de su fracaso, cuando no es cierto completamente pues el sistema tiene mucho que ver. Tres, la cultura es un factor que potencia la democracia, la libertad y la igualdad. Y esto es muy relativo porque depende de lo que se lee, de cómo se asimila lo que se lee, etcétera”.

 

“La educación o la formación –prosiguió Ariño Villarroya– consiste en un bien que se acumula individualmente y que produce por sí mismo diferencia y desigualdad. La desigualdad de educación es una desigualdad de logro, no de distribución. No se puede distribuir como el dinero. Hoy se invierte más en educación para obtener peores resultados de movilidad y de beneficios. La educación se ha ido estructurando con niveles de complejidad crecientes, lo que provoca desigualdad. De hecho ahora vivimos en un sistema educativo que es ya global. Pero las desigualdades sociales no deben constituir un obstáculo para el acceso a la educación”.

 

“Hay que conocer hechos de la realidad que hoy son bien visibles para no dar opiniones sin datos, para no ser súbditos. Nosotros sí tenemos la responsabilidad de conocer. Para ello hacen falta Observatorios”.

 

DANIEL HEREDIA


Aviso legal | coordinado por la Universidad de Cadiz y Universidad Internacional de Andalucía